Meteorología anuncia para este martes una jornada que irá de fresca a cálida, pero que registrará un cambio de ambiente que traerá consigo lluvias y tormentas eléctricas. La máxima se estima en 23ºC.
Deportes

CNN y los principales medios del mundo se hicieron eco del gol y la vida de Mario Ricardo
27-07-2018 1:40:33 / Deportes / Vistas: 925
Desde CNN, el medio de comunicación más influyente del mundo, hasta los principales medios de Europa y Latinoamérica se hicieron eco y dieron gran destaque al tremendo golazo de Mario Ricardo al tiempo de valorar y admirar su historia de vida. Los grandes medios del mundo señalan a Mario Ricardo como un ejemplo de superación teniendo en cuenta que solo tiene visión en un ojo. Cuando una persona se propone y tiene un objetivo igual puede salir adelante a pesar de las dificultades, es la lección de vida de esta historia. El estadio del Deportivo Capiatá, donde se jugó el partido, y cuya camiseta tiene los mismos colores del Cristóbal Colón donde juega Ricardo, fue testigo de este gran e inolvidable gol del fútbol paraguayo.
CNN y los principales medios del mundo se hicieron eco del gol y la vida de Mario Ricardo

Lo que pasó en Capiatá, donde Colón hizo de local, siendo figura Mario Ricardo tuvo repercusión mundial. CNN en Español, tanto en su versión televisiva como digital dio amplio destaque a lo acontecido en Capiatá. Marca de España, ESPN, Fox Sport, Infobae, Ole, Clarín, T y C, y otros tantos medios de Sudamérica y diversos puntos del planeta colocaron en su pantallas y pusieron en sus páginas el gol de Ricardo dando énfasis a su historia de vida. Al gol convertido lo ponen incluso como serio candidato al premio Puskas, galardón que concede la FIFA al mejor gol del año, donde probablemente podría competir con Ronaldo, Messi, Modrick y compañía, señalan las publicaciones.

A continuación reproducimos lo publicado por CNN y Clarín

Este futbolista paraguayo que ve con un solo ojo, anotó un golazo y fue contratado por un club de  primera

(CNN) - Un niño de 10 años pierde la vista en el ojo izquierdo luego de que un compañero le clavara un lápiz. Pese a ello no abandona su pasión, el fútbol, y su sueño, dedicarse a ello toda la vida. El camino es duro, tiene que trabajar en distintos oficios para continuar, incluso vende tomates, de tienda en tienda, en Paraguay, donde vive. Dieciocho años después del accidente, Mario Ricardo es jugador de un equipo de tercera división y le toca enfrentar a Cerro Porteño, uno de los clubes paraguayos más poderosos y por el que simpatiza. No pierde la oportunidad: anota un gol tan espectacular que las imágenes recorren el mundo junto con su historia. Días después firma su primer contrato como futbolista profesional.

Puede ser el argumento de una entrañable película, de aquellas que invitan a esquivar cualquier obstáculo y avanzar hasta el logro de tus sueños. Pero no, son hechos reales.

Es la historia de Mario Enrique Ricardo, un jugador del Cristobal Colón de la tercera división del fútbol de Paraguay, cuya fama trascendió fronteras este semana por anotar un gol de antología a Cerro Porteño, uno de los clubes más grandes del país sudamericano.

"Realmente fue un bonito gol, no me sorprendió porque siempre hago golazos", cuenta Mario Ricardo en una de sus primeras entrevistas, horas después de marcar ante Cerro Porteño. Según los periodistas que lo entrevistan, había hasta tres equipos de la primera división de Paraguay que están interesados en el delantero.

Este jueves, el club Sol de América, de la primera división de Paraguay, anunció la contratación del autor del gol del que todo el mundo habla. Mario Ricardo se ha convertido en futbolista profesional.

Pero no todo fue fácil.

Mario Ricardo cuenta en la entrevista dada a ABC TV que a los 16 años le pidieron de un club que se prepare, que podía jugar para ellos, pero la propuesta se fue diluyendo y cree que se debió a que se enteraron de la falta de visión en uno de sus ojos.

No obstante, siguió y asegura que fue su pasión por el fútbol lo que hizo que se olvidara de que podía ir en desventaja con el resto de futbolistas. "Si uno se propone y no tiene temor, le va a meter de lleno", cuenta. "Capaz por eso me salen las cosas, trato de meterle día a día en las prácticas y tratar de mejorar", agrega el futbolista.

Aparte de haber vendido tomates, este futbolista agrega que recibe apoyo de sus familiares, que le dan un dinero por cada gol que anota. "A ver si se acercan hoy", dice en tono de broma.

Como para redondear la historia, el equipo del cual Mario Ricardo es seguidor es Cerro Porteño, el mismo club al que anotó. Y su sueño es jugar ahí. "Por qué no, ¿verdad?, si se da, por qué no aportar mi granito de arena", cuenta a Red Guaraní TV. Por ahora, Sol de América lo espera.

El Cristóbal Colón de Julián Augusto Saldívar, el equipo de Mario Ricardo, perdió por 3-1 ante Cerro Porteño, pero ya sabemos cuál fue la real noticia de ese encuentro: el gol del honor. Y la anécdota: en redes sociales piden que sea nominado al Premio Puskas al mejor gol del año. Y la noticia posterior: la llegada del autor del gol a la primera división de su país. Si alguien te dice que los sueños no se cumplen, enséñale esta historia.

 
 
Pero no todo fue fácil.Mario Ricardo cuenta en la entrevista dada a ABC TV que a los 16 años le pidieron de un club que se prepare, que podía jugar para ellos, pero la propuesta se fue diluyendo y cree que se debió a que se enteraron de la falta de visión en uno de sus ojos.

Diario Clarín

Para aplaudir

Le falta un ojo, juega en la Tercera de Paraguay y metió un golazo que tiene chances de ser elegido el mejor del año

Mario Ricardo tiene 28 años, sufrió mala praxis cuando era chico y sorprendió al mundo con la camiseta del humilde y desconocido Cristóbal Colón.

Sucede siempre: un gol esconde una historia. Pasa en el fútbol profesional y en el amateur. Para el autor del tanto puede servir como desahogo, o tal vez como una dedicatoria especial para algún ser querido. Para el paraguayo Mario Enrique Ricardo (delantero del club Cristóbal Colón, de la Tercera División del fútbol guaraní), en este caso, fue la oportunidad para que su historia diera la vuelta al mundo y conmueva a miles de personas. Y para que, también, algunos lleguen a proponer su gol como candidato al célebre Premio Puskas, al mejor del año. 

El gol, ya por sí sólo, es para destacar: Ricardo (28 años) se sacó de encima un rival con un sombrerito y después, sin dejar que la pelota tocara el césped, le pegó un derechazo que viajó sin escalas hasta el ángulo derecho del arco rival. Todo esto se dio nada más y nada menos que ante Cerro Porteño, uno de los clubes con más historia de su país, al que Cristóbal Colón le tocó enfrentar por la Copa de Paraguay. Ese tanto fue el transitorio empate para su equipo, que luego terminaría perdiendo por 3-1.

Sin embargo, la victoria -lógica- de Cerro Porteño no fue lo que quedó en la memoria colectiva. En Paraguay -y ahora, en el mundo- todos se quedaron hablando de ese futbolista que se convirtió en un verdadero ejemplo de superación. Es que cuando apenas tenía 10 años, el pequeño Ricardo perdió el ojo izquierdo por una mala praxis tras un accidente. Pero eso no lo detuvo: su pasión pudo más. En sus tiempos libres, que no abundaban, siguió en contacto con la pelota siendo arquero. Mientras tanto, y como obligación principal, continuó ayudando a su familia vendiendo tomates junto a su primo en el Mercado Municipal de Abasto de Asunción.

Con el paso de los años, y pese a la discapacidad que sufre en su vista, Ricardo se convirtió en jugador de fútbol profesional, ya no como arquero, sino como delantero. Pero al igual que les sucede a muchos de los futbolistas que transitan las canchas del Ascenso argentino, debe ingeniárselas para tener algún otro ingreso, y es por eso que actualmente sigue ayudando a su madre llevando verduras desde el mercado hasta la despensa que su familia tiene en Julián Augusto Saldívar, su localidad de origen. 

Ahora, su gol suena como candidato para formar parte de la preselección del Premio Puskas, galardón que da la FIFA al mejor tanto del año y en el que quizás compita con Lionel Messi o Cristiano Ronaldo. Por lo pronto, Ricardo logró algo más importante: que su historia recorra el mundo y sirva de inspiración para otras personas. 

Milciades López Vallejos

[email protected]

 



Comentarios
Búsqueda personalizada
Secciones
seguinos en facebook