Una organización pide al presidente Horacio Cartes vetar el proyecto de ley que regula la activación del servicio de telefonía móvil, que tuvo sanción ficta en agosto pasado. Cuestionan el artículo que obliga a entregar huellas dactilares.
Publicidad
Noticias Locales

Familias desesperadas ante inminente remate de sus casas en Capiatá
11-05-2017 16:38:17 / Noticias Locales / Vistas: 2031
Unas 40 viviendas en Capiatá, financiadas por Senavitat a través de una cooperativa intervenida por el Incoop y liquidada, serán rematadas el 22 de mayo, dejando en la calle a similar número de familias, en la total desesperación, según beneficiarios. FOTO: Los denunciantes.
Familias desesperadas ante inminente remate de sus casas en Capiatá
Alrededor de 40 viviendas de Capiatá serán rematadas según denunció Marcelina Franco, presidenta de la comisión vecinal. La misma rememoró que son 38 familias beneficiarias de un proyecto de viviendas en el barrio La Esperanza, impulsado por la Cooperativa (en proceso de liquidación)  Ña Pu´a Haguá. Dijo que para la construcción la misma recibió un crédito hipotecario de  2.979.000.000 de guaraníes de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Habitad (Senavitad).

El presidente de la fallida cooperativa es el Ing.  Hugo Acevedo Ortíz (imputado por otra "tragada" con otros funcionarios de la Senavitad), la vice presidenta es María Ledesma de Florentín, secretaria María Nancy Bogado de Sánchez, tesorera Marilina Giménez, miembros titulares: Catalino Ríos, Nilsa Torres y el suplente Mario Maciel.

Margarita Franco añadió que la cooperativa firmó un contrato con la Senavitad y recibió la totalidad del préstamo. Se construyeron las casas que fueron entregadas a los destinatarios, socios de la citada cooperativa. " Como nuestro contrato es con la cooperativa nosotros le hemos pagado una cuota de 406.000 guaraníes, que nos cobraba con un interés del 4 por ciento. Un 92 por ciento de las casas fueron terminadas, el resto ya no concluyeron, supuestamente por que faltó el dinero, según los directivos de la cooperativa", recordó.

Agregó que después de estar habitando por tres años las viviendas, en el 2015 descubrieron que la cooperativa jamás abonó las cuotas de los asociados a la Senavitad, pese a que estos abonaron religiosamente durante 30 meses.

Dijo que el descubrimiento se dio debido a que la cooperativa les quería cobrar un seguro privado a la cual se negaron, considerando que en este tipo de proyectos ya esta incluido el seguro, pero que para salir de las dudas consultaron con la Senavitad y ahí se enteraron que la cooperativa estaba incumpliendo con su obligación. "Allí asustados hicimos una manifestación frente a la cooperativa y nos dijeron que no pagaban por que estaban "priorizando" otros créditos que tenían con otra cooperativa, pero que ya estaban con un arreglo con la Senavitad", se lamentó.

Afirmó, que contrariamente, la Senavitad les respondió otra cosa y les informó que también estaban judicializando el caso. "Después quedamos con la promesa de que en dos meses iban a pagar todo, lo cual no ocurrió, y allí los socios pedimos la intervención de la Incoop, que encontró que la entidad estaba funcionando de manera totalmente irregular.

Añadió que la Incoop constató que la cooperativa no tenía siquiera libro contable y que se manejaba totalmente en negro, por lo que finalmente dispuso su disolución y en estos momentos está en liquidación.

La firma constructora se llama Area y es propiedad del presidente de la cooperativa. "Allí ya comenzó la irregularidad por que nuestras casas se hicieron con material de quinta categoría", remarcó.

Recordó que también descubrieron que la cooperativa recibió un crédito muy "elevado" de Banco Visión que tampoco pagó, y que desde el 2011 el banco venía analizando que le podía sacar para recuperar sus acreencias. "Con la resolución del Incoop, accionó y logró embargar nuestro proyecto en el 2015, cuyo remate se llevará a cabo el 22 de mayo", se lamentó.

Por todas estas razones, la comisión vecinal solicitó a la Comisión de Derechos Humanos del Congreso una urgente auditoría respecto de la intervención del Incoop, y la falta de interés que tuvo para aclarar las irregularidades, teniendo en cuenta que hasta la fecha no hay una sola denuncia del Incoop contra los administradores de la cooperativa. Además, lamenta que la Senavitat no haya accionado a tiempo para reclamar los pagos, y no tuvo la voluntad necesaria para investigar a fondo, dar seguimiento a esta estafa y buscar una salida favorable para los afectados.

abc






Comentarios
Búsqueda personalizada
mundo social
Secciones